Home / ACTUALIDAD POLÍTICA / Dos agendas, dos realidades, dos discursos

Dos agendas, dos realidades, dos discursos

Hay imágenes que contrastan, y mucho. Hoy se produjeron dos. Mientras el vicegobernador Ricardo Sastre visitaba al intendente de Trelew, Adrián Maderna, en Rawson el gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, seguía abocado a la gestión diaria vinculada al funcionamiento del Estado y se reunión con delegados de ATE de toda la Provincia.

Los contextos son bien distintos. Arcioni se involucró directamente en el diálogo para la resolución del conflicto en el área de Salud, al punto que nunca un gobernador había participado en una reunión de conciliación obligatoria.
En Trelew, en el despacho de Maderna, el clima parecía ser otro, al menos por lo que comunicaron oficialmente desde el municipio y las declaraciones del vicegobernador.

En la gacetilla de prensa oficial de Trelew hay apenas un atisbo de institucionalidad cuando menciona que Maderna le explicó a Sastre los alcances del proyecto de la Central de Cargas. Nada más. Por su parte, las expresiones de Sastre estuvieron centradas todas, según se difundió, en la figura del gobernador Arcioni, al que cada vez crítica con menos disimulo.

Pero la agenda política del gobierno provincial es otra. Resolver con recursos limitados los conflictos existentes, atendiendo todos los frentes. Salud (como hoy), Educación y también buscando alternativas para ir optimizando el pago escalonado de sueldos. Además de pagar las deudas contraídas por Chubut años atrás.
Dos formas de ver la gestión. Dos formas de hacer política. Una vinculada al diálogo permanente con los representantes de los trabajadores, aún en conflicto.

La otra más virtual, más relacionada con la rosca, porque no se ven al menos resultados concretos de esas reuniones. Salvo las expresiones un tono más amenas de Maderna, y cada vez más duras del compañero de fórmula de Arcioni.

Del encuentro con el gobernador Arcioni, los representantes de ATE se marcharon conformes.
Y algún que otro ministro se sorprendió cuando ingresó el mandatario y una de las delegadas gremiales, ante los infundados e interesados rumores de renuncia que se hacen circular, expresó: “Yo no hablé hasta ahora, pero yo no quiero que se vaya”.
A veces la agenda de algunos sindicalistas está más cerca de la gente, que la de algunos dirigentes políticos.

Autor. Gregorio Samsa 

DEJANOS TU MENSAJE