La concejala Gisel Genoff, del bloque “Convergencia”, denunció que la gestión de Rossana Artero recibió 5.200.000 dólares para obras que jamás se hicieron y, lo que es peor, tampoco están los fondos que se dilapidaron durante estos años.

La concejala recordó que esos fondos son los provenientes del bono provincial que debían responder a un programa de inversiones que jamás se cumplió.
“Lo único que hicieron fueron algunas cuadras de pavimentación en Playa Unión que encima se lo cobraron al frentista, es decir que se recuperó esa plata y el resto no se sabe dónde está” señaló Genoff, quien recordó que hay intimaciones del Tribunal de Cuentas a las cuales nunca respondió.
La concejala dijo que la cuenta de lo proveniente del bono -que a la cotización actual son cerca de 250 millones de pesos- está en cero.
Acusó a la municipalidad de ser una máquina de absorber plata que no ejecuta, como el caso de los 850.000 pesos que se recibieron de nación para reparaciones del hogar de ancianos conocido como “casas tuteladas” que no se aplicaron, ni tampoco se rindieron.
Gisel Genoff sospecha además que el millón cuatrocientos mil pesos que recibió la municipalidad de provincia en concepto del subsidio para el transporte no se le transfirió a la empresa porque se la gastó en otras cosas.
“No puede decir la intendente que necesita 5 días para hacer una transferencia que lleva cuanto mucho una hora de trámite entre que se dicta la resolución, se imputa la partida y se paga” describió la concejala.
La falta del recurso hace que exista un paro en la empresa que realiza el transporte urbano de pasajeros, cuyos choferes no cobraron el sueldo, lo cual es una falta grave porque se priva de un servicio a los sectores que más lo necesitan.
Fuente LU20