EConsejo de la Magistratura resolvió el pasado jueves por mayoría remitir las actuaciones sobre la conducta del fiscal Héctor Iturrioz al jury de enjuiciamientodonde deberá afrontar un proceso que podría derivar en su destitución del cargo, a raíz de la detención requerida contra el entonces ministro Martín Bortagaray, en el marco de la causa «Revelación».

“Tomé como punto de partida consideraciones que hicieron los abogados que participaron activamente en el debate”, donde se mencionó “el artículo 25 del código procesal penal, y refiere a que las decisiones judiciales deben ser motivadas con adecuada fundamentación y lógica, y que la misma exigencia rige para los acusadores. Además se diferenció la función del fiscal y del defensor, el defensor puede hacer cualquier tipo de planteo y no necesita fundarlo, pero el fiscal si, lo tiene que fundar y motivar. Y si esto no ocurre es una falta grave”.

“Los fiscales admitieron que reconocían que Bortagaray era ministro y tenía fueros, entonces acá se cuestiona el hecho de que los fiscales consideraron que una norma de rango constitucional no lo era, y avanzaron por sobre la Constitución sin plantearlo previamente ni advertirle al juez, me parece que es de una gravedad extrema”, explicó.

Por otro lado, sobre el sumario contra el Juez Sergio Piñeda -que fue quien ordenó la detención de Bortagaray pedida por los fiscales- Torrijos indicó que el caso era “sustancialmente diferente, porque entiendo que al juez ‘se le pasa por alto’ que Bortagaray era ministro”.

En cuanto al fiscal Marcos Nápoli, para quien también planteó en el sumario un jury de destitución, aseguró que le “sorprendió muchísimo” que no obtenga ni siquiera una sanción disciplinaria.

ADNSUR